Cajón de sastre

Cerrado por inaccesible

A principios de este mes cerraba al público la Casa Lleó i Morera, situada en Barcelona, porque al no ser 100% accesible no contaba con todas las licencias necesarias. Ayer, leyendo un artículo sobre el tema (http://ccaa.elpais.com/ccaa/2016/08/20/catalunya/1471714687_958041.html), hice algunas reflexiones….

Hace años, en alguna de mis clases, un profesor dijo que la accesibilidad no consistía en quitar una escalera para poner un ascensor, ya que de este modo se discriminaba a los que sí podían subir escaleras; la accesibilidad consistía en poner ambas cosas, y que cada cual subiera por donde quisiera/pudiera. El problema de fondo respecto a la accesibilidad, creo yo, es que cuando hablamos de ella siempre nos quedamos en la física, olvidando todos los demás tipos de accesibilidad.

No cabe duda de que en las últimas décadas se ha avanzado mucho en cuanto a posibilitar el acceso a personas con movilidad reducida, lo cual no quita que siga quedando mucho por hacer. Todos tenemos derecho a acceder a museos y monumentos, pero también deberíamos ser conscientes de que eso no siempre es posible. Y no es posible por el simple hecho de que todos nosotros tenemos limitaciones, como también las tiene el patrimonio. Porque eso que llamamos patrimonio fue en su día un lugar con una función específica, creado de una manera concreta, y alejado de los estándares de accesibilidad actuales. Si a esto le sumamos las leyes de protección del patrimonio, que impiden realizar según que obras en según que sitios, nos encontramos con espacios imposibles de adaptar. Son muchos los edificios, yacimientos arqueológicos, campanarios etc. que no son accesibles para según qué tipo de discapacidades; y ojo, que no he dicho físicas en ningún momento… una persona que padece vértigo podría subir perfectamente las escaleras del campanario de la catedral de Colonia (por nombrar uno muy alto) ya que no sufre ningún impedimento físico, pero el vértigo lo convierte en imposible. Y no por ello el campanario está cerrado.

Por supuesto, siempre que sea posible, es necesario trabajar en la accesibilidad física a los sitios. En un edificio de nueva construcción es algo totalmente incuestionable, en un edificio antiguo hay que trabajar a distintos niveles. Y si el acceso no es posible para todos, hay que ofrecer alternativas para aquellos que no puedan acceder. Pero alternativas de calidad, y este sentido, las nuevas tecnologías pueden ayudar mucho. Visitas virtuales, por ejemplo. La página web de la Casa Lleó i Morera ofrece una, pero creo se ha perdido una gran oportunidad de hacer una visita virtual mucho más enriquecida. Más allá de ofrecer la información básica en cada estancia, una visita virtual debería ofrecer imágenes de alta calidad y la posibilidad de poder interactuar con la casa, conectándola con otros edificios de Barcelona. O por qué no, un centro de interpretación (no voy a entrar ahora a discutir lo acertado o no del término) donde los visitantes puedan llevar a cabo una experiencia sensorial en torno al modernismo. Porque el problema concreto de la Casa Lleó i Morera es la accesibilidad física, pero las personas con deficiencias visuales o discapacidades psíquicas o intelectuales también se encuentran con numerosas barreras ya no solo aquí, sino en una gran cantidad de monumentos. Diseñar experiencias pensando en todos es la única manera de hacer un sitio accesible, no basta con salvar ocho escalones.

Contra lo que he expuesto aquí podemos encontrar dos argumentos de peso. El primero, que nada puede sustituir la visita real. El segundo, que todo el mundo tiene derecho a poder visitar un monumento. Totalmente de acuerdo con ambos argumentos, pero sin olvidar lo que ya he dicho antes: el patrimonio no fue construido con ese propósito. Mientras sea posible, se debe trabajar en la accesibilidad. Cuando esto no sea posible, se debe trabajar en ofrecer una alternativa que se acerque lo más posible a la visita real. Y meternos de una vez en la cabeza que la accesibilidad no se reduce a poder entrar, también consiste en permitir que cada uno, con nuestras (dis)capacidades, podamos extraerle todo el jugo al patrimonio.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s