Cajón de sastre

Lo que un guía nunca debería decir…

Supongo que por deformación profesional, cuando sigo una visita guiada mi mente se centra más en cómo se comporta el guía, cómo se expresa, qué es lo que dice y cómo interactúa con los visitantes que en la visita en sí. El resultado de esto es que al final no me entero de lo que me cuentan… c’est la vie! El año pasado hice una visita que, a pesar de tener muchas ganas de hacer, no  me acabó dejando un buen sabor de boca. Como el motivo de esta entrada es reflexionar sobre lo que allí nos contaron y cómo nos lo contaron, diré el pecado pero no el pecador.

Después de reunirnos todos en la entrada y de ataviarnos con los elementos de seguridad pertinentes (el lugar estaba en obras, y eso de ponerse un casco y un chaleco parece que anima a más de uno) empezamos la visita. Y ésta empezó de la peor manera posible: el guía nos comunicó que éramos el primer grupo que pagaba la nueva tarifa de visita, evidentemente más cara que la había antes. Automáticamente surgieron quejas entre el grupo, a nadie nos gusta que nos digan que estamos pagando más que los que vinieron ayer. Y por si esto no fuera poco, la siguiente información cayó también como un jarro de agua fría entre los visitantes: al tratarse de un lugar en obras, justo esa semana habían cerrado unas salas que antes eran visitables y que ese día no tendríamos la oportunidad de ver. En ese momento me dieron ganas de darme la vuelta y pedir que me devolvieran el dinero, no acababa de ver claro que me subieran el precio y me rebajaran la visita. Por suerte, el guía arregló un poco la situación diciendo que seríamos el primer grupo en ver algunas de las últimas salas restauradas, lo que pareció apaciguar un poco los ánimos. Creo que este tipo de información no es necesaria, y en caso de que se diga, hay que buscar la manera adecuada de transmitirla. Se puede decir, por ejemplo, que al ser un lugar en obras las visitas varían y que son impredecibles, pero nunca decir expresamente que ya no podremos ver lo que otros veían justo el día anterior.

Vamos ahora con una de mis favoritas: el “como ustedes ya sabrán”. Personalmente es una de las expresiones que menos soporto, porque siempre hay alguien que no sabe de qué va el tema (ni tiene la obligación de saberlo). Cuando me apunto a una visita guiada es para que me expliquen algo que desconozco, y es posible que muchos de vosotros hagáis lo mismo. Por lo tanto, si vamos a descubrir cosas nuevas, el guía no tiene que dar por hecho que sabemos o conocemos lo que vamos a ver. Nunca se debería presuponer cuál es el nivel cultural/de conocimientos que tienen los visitantes y por tanto dejar de explicar cosas que parecen obvias pero que puede haber gente que desconozca. No recuerdo exactamente cómo fue la situación, pero uno de los visitantes le preguntó al guía si podía explicar quién era la personalidad que acababa de nombrar con ese “como ya conocerán a Fulanito de Tal, persona muy importante para la ciudad”, pues él no era de la ciudad y por tanto no había oído ese nombre en su vida. El guía se quedó un poco desconcertado, pero le resolvió su duda sin problemas.

Lo mismo pasa con los idiomas: si se van a emplear palabras extranjeras o se va a nombrar una retahíla de instituciones con nombres extranjeros que para muchos suenan a chino, lo mejor es explicar mínimamente su significado o al menos traducirlas. Igual que con los conocimientos, tampoco se debe presuponer que el visitante sabe idiomas. Soy incapaz de recordar todas las instituciones que dijo que se instalarían allí una vez acabadas las obras, seguramente habría sido mucho más efectivo decir que “x instituciones internacionales ligadas a tal o tal actividad se instalaran aquí, como tal o tal” (dando algún ejemplo pero sin decirlas todas de carrerilla).

Ya de forma personal, me gustaría hacer dos apuntes sobre la visita que creo que podrían haber sido mejorables. El primero de ellos es sobre la estructura que siguió la explicación. Creo que hacer una breve introducción para situar al visitante siempre es importante, de esta manera su mente se centra en lo que está viendo y podrá entender mucho mejor todo lo que vendrá después. En este caso, información tan básica como para qué servía aquel lugar, cuándo se fundó, por quién y por qué, no llegó hasta el final de la visita, lo que descolocó a más de uno (servidora incluida) y seguro nos hizo perdernos más de un detalle. Cuando iba a la escuela nos enseñaban aquello de la estructura argumental, compuesta de introducción, nudo y desenlace. Aplicado a la visita, la introducción serían los datos básicos necesarios para entender el lugar donde estamos, el nudo la explicación, y el desenlace podría traducirse en unas conclusiones o en resumen de lo más importante.  El guía, lo que hace en definitiva, es contarnos algo (una historia si se quiere decir así), por tanto un argumento bien estructurado es fundamental para que el visitante no se pierda por el camino.

El segundo apunte que quiero hacer es la participación del propio visitante. Hay muchas formas de hacer que la gente se sienta integrada en una visita y de que sienta que puede aportar algo útil, evitando de esta manera que la visita que se convierta en un monólogo. En el caso que nos ocupa, el lugar que visitábamos había estado activo hasta hacía relativamente poco, y entre el grupo había algunos que lo habían conocido en funcionamiento y que habían estado allí. Algunas de ellas hicieron comentarios pero el guía no dio pie a que tuvieran una participación mayor. Dar voz  a esas personas durante la visita habría sido genial porque habría supuesto un valor añadido, se habrían mezclado los conocimientos teóricos del guía con la experiencia real de gente que estuvo allí dándole a la visita una nueva dimensión y transformándola en algo mucho más dinámico y cercano.

Es muy importante seleccionar qué información se va a transmitir al visitante, y pensar si lo que vamos a contar realmente es lo que quiere oír el visitante y si le va a resultar útil. Por supuesto no es un proceso fácil y requiere mucho tiempo y dedicación. Yo no soy guía profesional a pesar de que he realizado algunas visitas guiadas, por tanto todo lo que aquí expreso es siempre desde mi punto de vista personal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s