Museos y exposiciones

Chez Manuel… o el coleccionismo sin límites

Un museo fuera de lo común que reúne objetos del pasado: coches antiguos, juguetes, velocípedos, tractores, material militar, gramófonos, muñecas, bibelots. Un verdadero tesoro de la nostalgia. Un reloj en palo de rosa, paneles publicitarios, un velocípedo Michaux, un taxi thailandés, un Renault AX de 1912, una colección de coches a pedales, un ómnibus, un camión de bomberos de 1924, una máquina de vapor, un helicóptero Sikorsky, un Ford T…

Con estas palabras describre tourisme-vienne.com este singular “museo” (todo depende, claro está, de qué se entienda por museo…). Hoy quiero rescatar en esta entrada mi visita al Musée d’art populaire Chez Manuel porque, aunque ya haya pasado casi un año, no ha dejado de sorprenderme desde entonces.

La verdad es que antes de iniciar el viaje por tierras francesas no tenía ni idea de la existencia de este lugar. Quedaban ya pocos días para volver a casa y una de las últimas etapas era Dissay-Poitiers (merece mucho la pena desviarse de la ruta para visitar el Chateau de Dissay… si no me créeis, echadle un ojo a las imágenes de Google). Poco antes de llegar a Poitiers vimos algo que nos llamó la atención: un Peugeot formado por dos partes delanteras soldadas con el letrero de “Musée ouvert”. Al principio pasamos de largo pero finalmente llegamos a la conclusión de que ese lugar merecía una parada. Así que dimos la vuelta y nos dirigimos al museo. No sabíamos lo que nos íbamos a encontrar, aunque la entrada ya nos dejaba intuir algo…

Imagen
El Peugeot que nos llamó la atención desde la carretera
Imagen
Entrada al recinto, esto se pone interesante…
¿Qué habrá tras esa puerta?
¿Qué habrá tras esa puerta?

Tras pasar una cancela y atravesar un pequeño patio repleto de “trastos”, entramos en el museo. Y así, sin anestesia ni nada, los objetos invadieron nuestros ojos. La descripción con la que empezaba esta entrada no se queda corta, se queda a años luz: un coche a pedales junto a un gallo con silla de montar y una estufa; una barra de bar completa (barman incluido) rodeada de molinillos de café, grifos, jarras y carteles publicitarios; o una caja de música sobre un carrito, junto a un aparato de destilar, una cómoda y un teléfono… La entrada nos la vendió un hombre que, por las fotos que he visto, debe ser el hijo del fundador. Mientras no entraba nadie se iba paseando por las salas y de vez en cuando accionaba algún objeto para mostrar al visitante su funcionamiento. Reconozco que la cantidad de objetos allí acumulada, sumada a la musiquilla que sonaba de fondo, me hizo pensar que me había metido de lleno en una especie de casa de los horrores.

Imagen
Esto es lo que ve el visitante en cuanto entra en el museo… ¡saturación instantánea!

Miráramos donde miráramos nos encontrábamos con cientos de objetos amontonados, colocados sin orden aparente. Coches junto a armaduras, botellas junto a muñecos y publicidad junto a señales de tráfico. Todo formaba parte del pasado, pero de un pasado traído al presente sin orden ni concierto. De vez en cuando encontrábamos algún cartel explicando los objetos más singulares de la colección. No quedaba ni un palmo de pared libre, sólo un pequeño pasillo se libraba de la saturación ya que de alguna manera había que moverse entre las salas…

Imagen
Más y más objetos. Los maniquíes dan bastante pánico…
Imagen
Este era el rincón de los bomberos.
Imagen
Y aquí una de las salas con vehículos (la maletita de pic-nic y las sillas plegables son geniales!)
Imagen
En esta imagen podemos ver un poco de todo: animales disecados, bicicletas, una carroza, jarrones, juguetes, relojes, un automóvil…)

No recuerdo el tiempo que pasamos allí dentro, pero nos sentimos como “atrapados” por todos aquellos objetos. Cuando conseguimos salir de allí descubrimos que aún no habíamos terminado… en un enorme patio lleno de casetas y parapetos se amontonaban más y más objetos, incluido un helicóptero Sikorsky de 1945… ¡Aquello no tenía fin!

Imagen
Este helicóptero está situado en una colina justo detrás del museo, junto a más aparatos militares.
Imagen
Objetos de todo tipo invaden el patio

El origen de Chez Manuel 

“Voyageur de commerce, je sillonnais la France. Un jour, un paysan m’a donné une lampe de charrette. Et j’ai attrapé le virus de la collection”.

Así fue como empezó todo: hace 60 años un campesino le regaló a Manuel Ribeiro (1926-1993) una lámpara de carreta, y el coleccionismo despertó en él. Desde entonces este viajero infatigable fue coleccionando todo cuanto encontraba hasta crear una de las colecciones privadas más importantes de Poitou-Charentes.

Mes motivations? C’est difficile de comprendre, pour les autres, l’état de bonheur intense lorsque l’on découvre tel ou tel objet. A travers chacun on peut sentir,, palpiter un fragment du passé, une infime partie de la grande histoire.- Et maintenant?- M.R: “je continu.”

El museo se abrió al público en 1977 y dispone de más de 2000 m2 de exposición. Actualmente está gestionado por su mujer e hijos, gracias a los cuales la colección sigue abierta. Buceando por Internet he encontrado un vídeo con el que podréis visitar el museo sin salir de vuestra casa (cuidado con el segundo 43, no os asustéis con el timbre que anuncia la entrada de un nuevo visitante… ya me asusté yo por todos vosotros).

No cabe duda de que la labor de recogida que llevó a cabo Manuel fue enorme. Los más puristas se escandalizarán ante este panorama, los más nostálgicos serán felices paseando entre tantos objetos antiguos. Personalmente no soy muy amiga de este tipo de exposiciones, pero tengo que reconocer que acabé pasando un buen rato descubriendo pedacitos del pasado. Yo lo dejaría en que es un lugar… diferente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s